jueves, 6 de agosto de 2015

Nier -carta de amor- (PS3/360)

Antes de decir nada, quiero dedicar unas palabras a alguien.
Victoria, que te den muy fuerte, con mucho amor, pero muy fuerte. No tenía suficiente con haberme comprado Nier a causa de escuchar la música en tu entrada sobre el juego, que ahora lo completé al 100% y tengo enfermedad Nieril. Gracias. Muérete mucho (con amor).

...aquí no ha pasado nada.





Habiendo comprado Nier hace 2 años, aun no lo había catado apenas. Lo comencé en la cuenta japonesa, y después en la versión traducida que me dejaron de 360. Pero este verano me propuse recomenzar el juego (y solo hacerme final A y B) por tercera vez. Pero mira tu por donde, me animo con Nier, compro Drakengard 3, y gracias a eso (que yo lo sé) , anuncian un nuevo título de Nier. Si es que sin mis ventas, esto no hubiera pasado...(claro, claro). Y esta vez fue la definitiva, ya lo dicen, a la tercera va la vencida.

DIOS BENDITO.

Desde un principio me encontré atónito. ¿Que pasa? ¿Esto no era un mundo medieval según las imágenes que había visto? ¿Porqué estoy con ropas de invierno de hoy día luchando contra bichos sacados de Kingdom Hearts cosas sin cuerpo malrolleras? ¿Porqué estoy tan dopado? ¿Porqué ahora pasa mas de un milenio y ahora si que es algo medieval y soy un mierdas?

Muchas preguntas rondaban mi cabeza en escasos 15 minutos de juego.

Pero tocaba continuar. Así que me olvidé un poco de toda la basura que se había acumulado en mi cabeza en forma de dudas y me animé a entrar en el juego.

Y Nier me invitó a entrar a su imperfecto mundo. Porque si algo tiene este juego, es que dista mucho de ser algo perfecto. Ni jugablemente, ni técnicamente. Pero que mas da. Este último año, me he dado cuenta, que cuando un juego me engancha, sin querer, acabo haciendo todos los encargos o misiones que me piden por el camino, aunque sean repetitivas, o aburridas. Ni siquiera la recompensa que te ofrecen es buena (materialmente en el juego). Eso si, las conversaciones que uno llega a ver, los periplos de alguna gente aleatoria del juego...no tienen precio.

Pasando por los abusos del pescador de Seafront como traficante de peces, a los engaños matrimoniales de alguno de Façade y sus sociedad basada en normas que se deben cumplir al pie de la letra, por absurdas que sean... todo lo que ofrece Nier es un regalo.

Y si me pongo a hablar sobre Weiss (un libro volador parlante) o Kainé, no acabo. Que digo, o del mismo protagonista (Nier, o como tu le apodes). Las conversaciones entre ellos son hilarantes, vivas como ellas solas, hasta se parodian a ellos mismos a veces. Pero es que ir escuchando las conversaciones de besugo que tienen al ir ayudando a otros, es mejor aun. Si es que el juego, mas que un juego, es como el relato de la vida misma, en un mundo algo...tocado.

Me enamoré de todos los personajes. TODOS. No hay ningún personaje que desmerezca menos, hasta los "malos", o gente del pueblo. Todos, a su manera, se hacen querer. Porque... no dejan de ser personas, viviendo en un mundo roto, con sus problemas, con sus vidas...con su todo.

Hablaría también sobre otros personajes que me marcaron, pero sería un posible spoiler para quien aun no haya comenzado a jugar, y Nier se merece jugarse sin tener ni idea de que va a pasar, ni de que te espera. Disfrutar de esta obra poco a poco, de su música, olvidarte de lo tediosas que pueden ser algunas misiones, por tal de saber un poco mas de esa persona, o por la ocurrencia que soltará Weiss en el momento mas insospechado. O simplemente irte a pescar por puro gusto, cuando ni siquiera es entretenido hacerlo. ¡Porqué es mas simple que ir al baño!

Admito que Nier no es para todos los públicos (ya no por los temas que trata, si no por el tipo de juego que es, la mezcla de estilos que tiene, lo poco pulido que está el juego...y por el juego en si). Aun siendo el título mas accesible de toda la saga Drakengard (Drag on Dragoon, que Victoria me zurra), me costaría recomendarlo a la gente. Si, con todo lo que me ha gustado, me costaría cogerte a ti, lector, y decirte "¡Juégalo!". Pero...si puedes...dale una oportunidad. No hagas mucho caso de lo que he dicho, y disfruta este juego desde cero, sin esperarte nada, o sin querer encontrarte algo épico o un AAA de estos que tanto suelen gustar. Sin prejuicios, esa es la expresión que buscaba.



Y esta entrada no ha sido ni un análisis, ni nada. Si no unas pequeñas palabras de amor dedicadas a este juegazo. Me hubiese gustado hablar con mas libertad sobre el juego y explayarme, pero eso hubiese supuesto cantidades masivas de spoilers y...no, no quiero. A lo mejor algún día me animo y publico una entrada en la que me dedique a hablar largo y tendido sobre que me ha parecido y transmitido, o hasta un podcast hablando durante una hora de Nier (si, Victoria, te invoco).


Eso si, ¿como podría describir Nier?

Imperfecto como la vida misma, con sus cosas malas, pero con otras muchas que hacen que merezca mucho la pena. Justo como la vida misma. Porque nunca nada es perfecto, y eso hace que realmente sea perfecta, con sus pegas y esas cosas de las que te acabas enamorando ¿no?

2 comentarios:

  1. Me alegro mucho, muchísimo, de que lo hayas acabado disfrutando tanto, de verdad. Cada vez que consigo que alguien juegue a NieR, me invade una pequeña sensación de culpabilidad que me dice que quizá no es el juego adecuado para esa persona, pero enseguida se ve superado porque veo que a la persona le gusta y bastante, así que tan malo no será. Supongo que solo hay que esperar al momento propicio, al día que te entra el gusanillo y dices: "¡oye! Que yo tenía este juego y a todo el mundo le gusta, ¿por qué sera? No me pareció para tanto la última vez..." y por algún motivo sigues la partida más adelante.

    En mi caso, las expectativas sobre NieR eran elevadas -muy, muy elevadas-, pero como un nuevo Drakengard, lleno de locuras y... "momentos Drakengard". NieR tiene sus "momentos Drakengard", pero al final es eso: con lo que me quedé, después de todo, fue con que me enamoré completamente de sus cuatro protagonistas, de sus secundarios, de su mundo. De sentarme en la fuente a escuchar cantar a Devola, de seguir las reglas de Facade al visitarla, y de lo muy impresionante que me resultó The Aerie la primera vez que la vi.

    Al final NieR no era muy diferente a cualquier JRPG por su argumento base, pero la cantidad de cosas cotidianas (y con las que te puedes identificar dentro de lo posible, cuando te olvidas de que has de salvar al mundo de las Shades) me llegaron al corazón; y por eso lo acabé adorando: era el primer JRPG que me implicaba tanto en una simple historia de amor y amistad.

    Te odio porque me has hecho escribir otra carta de amor a NieR, que llevo mucho tiempo queriendo hacer en alguna entrada pero que nunca me salía al intentarlo, y que ahora, sin embargo, me ha salido sola al leer tu texto.

    ¡Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así que te he inspirado, ¿eh? Ya me doy por satisfecho entonces.
      Y bueno, creo que me conoces un mínimo ya, y deberías saber ya que cosas me van a gustar por argumento y cuales no, y sinceramente, Nier era un blanco seguro. Otra cosa es que yo soy de "compro algo porque se que me gusta y lo veo barato, y ya lo jugaré cuando pueda/apetezca", y eso es lo que ha pasado, verano, ganas de ponerme con el, y ale. Y no precisamente por eso de "a tanta gente le gusta" xD, porque he leido mas cosas malas que buenas de Nier xDDD.

      A ver si publicas tu carta de amor en algún lado y te leo.

      ¡Y de nada!

      Eliminar