jueves, 7 de noviembre de 2013

XIX Salón del Manga de Barcelona

Por todos es sabido que visito religiosamente cada año el conocido Salón del Manga de Barcelona desde tiempos casi inmemoriales (bueno, vale, no nos sobremos tanto). Normalmente suelo ponerle pocas pegas al evento (falta de contenido interesante, en anteriores años un recinto demasiado pequeño, tiendas caras y con material de dudosa procedencia), pero este año, se ha ganado a pulso una dura crítica. Pero comencemos desde el principio.

El primer día del evento (jueves 31) fue muy tranquilo y relajado (como cada año, vamos). El problema llegó el viernes, nos plantamos en el evento a eso de las 12, y nos encontramos con una cola (¿...o varias?) interminable, tanto para la de la compra de entradas, como para la de entrada al recinto. Hasta aquí, nada nuevo, es normal que hayan colas tan largas, pero suelen ser bastante rápidas al avanzar. Pero no fue así esta vez. Nos enteramos que hacia escasos minutos, habían dejado de admitir mas gente en el recinto, que el aforo estaba completo.
¿...que? ¿Que el aforo estaba completo? No me lo podía creer. Otros años, con mucho menos espacio, y la gente entraba como si nada, y ahora, que habían habilitado una nueva zona para albergar a mas gente y dicen que no cabemos. Genial.
Tardamos aproximadamente 2 horas y media en conseguir entrar, el tiempo justo para poder conseguir sitio para el primer concurso de cosplay (pero mis acompañantes llegaron tarde a la conferencia de Pokemon /clap ).Uno piensa que ya no se puede sorprender mas por un día, pero cuando acabó el concurso y decidimos ir al otro recinto, ¡nos encontramos con que tenemos que hacer OTRA cola para entrar! Un insulto, vamos. Para mas inri, al salir del evento para ir a comprar las entradas del día siguiente, nos dicen que ya no venden. ¿Cómo? ¿Que ya no venden? Que llevan desde las 14:30h las taquillas cerradas. ¿Y que hacemos para entrar? Decidimos ir a casa y pensar algo mas tarde, demasiadas emociones para un solo día. Y aquí acabó el segundo día de evento.

Conseguimos comprar la mañana siguiente entradas por servicaixa, pero el precio era prohibitivo (8,50€ por entrada, a diferencia de los 5€ en taquilla si dispones del Carnet Joven, un dolor, vamos). Esperábamos una cola mucho menor a la del anterior día, ya que si de algo me he dado cuenta otros años, es que el viernes suele ser el día con mas asistencia (entre puente o festivo, entrada gratuita...), pena que me llevara una sorpresa negativa.

Mas cola, y peor que el día anterior. Esta vez, nos tuvimos que tragar 3:30h de cola, bajo un sol abrasador, genial, vamos. Las taquillas cerradas desde poco antes de las 13:00h, la cola avanzaba mas lentamente... un suplicio. Para mas inri, conocimos a una familia que venia desde Reus y era la primera vez que venían (y tengo la ligera impresión de que será la última vez que lo hagan también). Pobre gente, habiendo pagado entrada por adelantado y habiendo perdido mas de la mitad del día, casi para que reembolsaran el dinero a mas de uno (y por lo que he escuchado, varias personas fueron a intentarlo). Si no he sido suficientemente pesado con las quejas aun, una vez lograbas entrar al recinto, si querías entrar a la parte de tiendas, te tenías que comer una cola varias veces peor que la del día anterior (1h de cola, tranquilamente).

No digo que no haya disfrutado el salón (todo lo contrario, he disfrutado mucho, con muy buena compañía en todo momento), pero entre las interminables colas, que los concursos no fueron gran cosa, haberme perdido las conferencias que me interesaban, otra vez, por las molestas e interminables colas (no se nota que me molestaron, ¿verdad?), la mala organización y la consecuente perdida de tiempo... este año, ha sido el peor salón que he visto en mi vida (conste, que me refiero por parte de Ficomic, por lo demás, muy contento).
Épico.

Y hasta aquí llego por hoy, espero que el próximo año sea una experiencia mejor, y que pueda dar una MUY positiva opinión. Porque lo que mas me gusta de un evento, es acudir y disfrutar en el acto, sin problemas ni percances.

2 comentarios:

  1. Es que es cierto, no cabía más gente, fue brutal xD. El día más bestia fue el domingo (x_x)

    Yo no me imagino lo que debía ser hacer tantísimas horas de cola. Creo que nada verla me hubiera largado a mi casa (si es que, por algún motivo oscuro, yo decidiera ir a un Salón xD). Como iba a trabajar, pasaba con mi pulserita tan feliz, jejeje. Lo malo es que la muchísima gente que había hizo que llegar fuera una odisea, y algunos días casi que llegaba justísima, porque entre los metros pasando cada mil (claro, al ser festivos) y el mogollón de gente que impedía el paso acelerado, era complicated xD.

    También he sabido de más de uno que era su primer Salón y no piensa volver en la vida, LOL.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mejor de todo esto, es que yo también tenía acreditación, pero no iba a dejar sola a mi acompañante 3 horas y algo en una cola, la verdad. Para eso, a sufrir en pareja xD. No sabía que estabas por allí, te hubiera pasado a hacer una visita, que siempre hace ilusión coincidir con compañeros de blog.
      ¡Un saludo!

      Eliminar