viernes, 11 de noviembre de 2011

Tokio Blues

[...]

-¿Sabes lo que me gustaría hacer ahora? -soltó cuando ya nos separábamos.
-No tengo la menor idea. ¡Quién sabe qué te ronda por la cabeza! -comenté.
-Me gustaría que unos piratas nos hicieran prisioneros, que nos desnudaran y nos ataran con una cuerda.
-¿Y por qué tendrían que hacer algo así?
-Porque serían unos piratas morbosos.
-Me parece que aquí la única morbosa eres tú.
-Nos dicen que dentro de una hora nos arrojarán al mar, así que, mientras tanto, tratemos de pasarlo lo mejor posible, así, tal como estamos. Y nos meten en las bodegas.
-¿Y?
-Lo pasamos estupendamente durante una hora. Revolcándonos y retorciéndonos.
-¿Y eso es lo que te gustaría hacer ahora?
-Si.
-¡Vaya! -Agité la mano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario