miércoles, 16 de noviembre de 2011

Septiembre

Pensar que en una estúpida noche, abriría los ojos de mala manera, y recibiría el palo más grande que me había podido llevar.

Entonces, entendí que murió una parte de mi inevitablemente.

Y, tristemente, supe que no volvería.

No hay comentarios:

Publicar un comentario