lunes, 21 de noviembre de 2011

00

Que pena, que muera parte de uno mismo, y no vuelva a salir a luz.


No llegamos a ser sombras de lo que fuimos. Cuanta razón tenias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario